Saltar al contenido

Tipos de empresas

TIPOS DE EMPRESA
TIPOS DE EMPRESA

La empresa es una entidad conformada por diversos factores de producción que, al combinarse conllevan al logro de objetivos de producir servicios, fabricar bienes y a diferentes procesos de comercialización. Estos factores están constituidos por el capital, el trabajo y la tierra, y a la vez, estos se transforman mediante el uso de la tecnología que se tenga disponible. En las empresas se planifican las cantidades de cada factor que se utilizan en el proceso de producción, así como cuáles bienes se deben producir según lo que pida el cliente y la sociedad en general. Por lo tanto, una empresa se dedica a realizar actividades industriales, mercantiles y prestar servicios, ya que no siempre se realiza un proceso de manufactura de bienes tangibles, por ejemplo, de vasos, carros, etc., también se realizan servicios de transporte, de seguros, de electricidad, entre otros.

Todas las empresas tienen como fin satisfacer las necesidades de sus clientes y obtener beneficios económicos para mantenerse operativas y lograr objetivos de crecimiento, siempre de acuerdo a los recursos con que cuenten. Es más, algunas tienen excedentes de producción que lo destinan al mercado extranjero, es decir, se convierten en exportadoras, lo que aumenta sus beneficios económicos por la expansión de su mercado.

CLASIFICACIÓN DE LAS EMPRESAS

Existen varios criterios para clasificar las empresas; los principales tipos son:

SEGÚN LAS ACTIVIDADES QUE REALIZAN:

EMPRESAS DE SERVICIO

Su fin es producir un bien intangible, no se puede tocar, es el servicio que ofrece a sus clientes para obtener un ingreso que le permita seguir funcionando. Este tipo de empresa no cuenta con inventarios en su proceso productivo. Por ejemplo, una oficina contable que presta sus servicios de llevar los registros financieros a sus clientes.

 EMPRESAS COMERCIALES

Estas se dedican a la compra y venta de mercancías ya terminadas, no realizan ningún tipo de proceso de elaboración ni modificación de los productos que venden. Estas empresas les compran a sus proveedores los productos que venden a sus clientes y si mantienen un inventario en depósitos que va rotando de acuerdo al volumen de ventas.

Los factores, en este tipo de empresa, son aplicados en la custodia de la mercancía hasta el momento de su venta. Son como intermediarios cercanos entre los bienes y los clientes y otras empresas. Por ejemplo; una zapatería vende zapatos que compra a las empresas que los elaboran ya sean nacionales o extranjeras. Generalmente mantienen en stock la mayor cantidad de modelos de los que más se venden y lograr así conservar su clientela.

EMPRESAS INDUSTRIALES

En este tipo de empresa se realiza un proceso de fabricación de bienes, desde la adquisición de la materia prima, las diferentes fases de la producción dependiendo del tipo de producto; hasta llegar al producto terminado. En cuanto a sus inventarios, estas mantienen stock de materia prima, de productos en proceso o semi elaborados y de productos acabados. Es un sistema complejo ya que si falta alguna materia prima se puede paralizar toda la producción, por lo que es más exigente en cuanto a controles en todas las fases del proceso. Al final se debe tomar la decisión de cuanto se va a producir de acuerdo a los costos de producción y los precios de venta al público consumidor.

Estas empresas cuentan con grandes recursos para cumplir las metas de producción, ya que para ser eficientes tienen que producir a gran escala, es decir, en grandes cantidades para maximizar el uso de sus factores mediante una gestión y supervisión eficiente sin descuidar las condiciones del mercado, la situación económica del país donde se encuentre y las condiciones socio económicas del personal.

SEGÚN SU CONSTITUCIÓN O PERSONALIDAD JURÍDICA EN SU RELACIÓN CON LOS DEMÁS:

EMPRESAS INDIVIDUALES:

Son las que están conformadas por una persona o empresario, con capacidad legal para constituirla, quien es el dueño, y casi siempre él mismo la gerencia y atiende. En lo que se refiere a su responsabilidad en cuanto a las deudas es ilimitada. Esto quiere decir que debe responder no solo con el capital que invirtió al constituir su empresa sino también con los bienes personales que posea.

EMPRESAS QUE SE FORMAN COMO SOCIEDADES

Generalmente la constituyen varias personas conocidas como socios y la personalidad de la empresa funciona por separado de las personas que son los propietarios. En este caso, la responsabilidad en cuanto a las deudas se limita al monto del capital suscrito por cada socio, no más.

Las empresas que se constituyen, dependiendo de la forma que adopten, siguen las normativas legales establecidas en los Códigos de Comercio de cada país donde se encuentren. De igual modo, también hay empresas grandes que, por su crecimiento, crean sucursales en otros países y deben atenerse a las leyes de dichos países, así como también, cumplir las ordenanzas comerciales, laborales e impositivas.

 

SEGÚN EL TAMAÑO DE LA EMPRESA:

MICROEMPRESAS

Son negocios pequeños, no tienen muchos trabajadores, tienen un solo dueño y su facturación no es muy grande y existen muchas en la actualidad en todas partes del mundo.

MEDIANAS EMPRESAS

Cuentan con un número regular de empleados, pueden ser de 15, 20 o más; su capacidad de financiarse es más grande ya que su nivel de producción abarca más mercados que las microempresas.

GRANDES EMPRESAS:

Las constituyen grandes organizaciones complejas con mucho capital e inversiones en tecnología, generalmente son muy complejas para gerenciar y controlar, además que están bien supervisadas por los entes del estado.

Es indudable la importancia que tienen las empresas en la sociedad, ya que estas representan la entidad básica de producción, desde donde se generan los bienes y servicios que todos necesitamos; los alimentos, los servicios, artefactos eléctricos, autos, el servicio de electricidad, telefonía, televisión y todo lo que podamos imaginar en tecnología que hace más fácil la vida diaria.

En concordancia con todo lo mencionado es indudable que la empresa debe estar abierta a nuevos métodos de trabajo, nuevas ideas con el uso de nuevas tecnologías que minimicen los gastos en mantenimiento y pueda aprovecharse el tiempo de trabajo del personal, desde el administrativo; pasando por los turnos que se cumplan en las maquinas, hasta el mantenimiento de las mismas y todo el edificio donde funciona la empresa. Así es que se logra el desarrollo económico de una empresa y de una nación.