Saltar al contenido

Tipos de fósiles

TIPOS DE FÓSILES
TIPOS DE FÓSILES

Durante siglos, el descubrimiento de fósiles ha sido motivo de gran interés para el hombre. Un fósil es todo resto material de un organismo que vivió en tiempos remotos, es decir, un registro de la vida en el pasado. Incluyen piezas petrificadas de animales y plantas; semillas, huellas y huesos; así como impresiones de partes de animales o plantas sobre carbón, arena, barro, entre otros. Además, se puede afirmar que los fósiles son una de las evidencias más concluyentes de la evolución.

Básicamente, existen 6 tipos de fósiles, que señalamos a continuación:

  • Fósiles petrificados o permineralizados
  • Fósiles en ámbar
  • Fósiles congelados
  • Fósiles conservados en brea
  • Fósiles impresos
  • Huesos en turba o alquitrán

DATO INTERESANTE…

La ciencia encargada de estudiar las cualidades, clasificaciones, sucesión y distribución de los distintos fósiles u organismos fosilizados se llama Paleontología. Además, junto con la Estratigrafía, estudian la relación existente entre los estratos rocosos y los fósiles que contienen estos últimos en su interior. Todo esto con la finalidad de conocer la historia geológica.

FÓSILES PETRIFICADOS O PERMINERALIZADOS

Fósil petrificado
Fósil petrificado

Generalmente, cuando se depositan los restos de un organismo sobre un pantano o el lecho de un río, estos se empiezan a cubrir de sedimentos. Los sedimentos, constituyen la materia que se deposita en el fondo de un líquido, a causa de la gravedad, luego de estar suspendidos en él.

Luego, con el pasar del tiempo, se produce una conversión e intercambio de moléculas minerales donde el elemento orgánico se convierte en roca, a esta transformación se le denomina petrificación o permineralización.

Es muy habitual que se fosilicen las partes compactas (más resistentes) y menos descompuestas de las plantas o animales, como es el caso de los caparazones, huesos, troncos, dientes, frutos, entre otros. Por otro lado, también es posible encontrar fósiles petrificados de excremento, e incluso de restos de comida.

FÓSILES EN ÁMBAR

Fósil en ámbar
Fósil en ámbar

Un gran número de animales en el pasado quedaron atrapados en los bosques de coníferas por acción de las resinas pegajosas que secretaban los árboles. A medida que pasó el tiempo, las resinas se solidificaron, originando el ámbar, y los organismos apresados e inmovilizados fueron sutilmente conservados. Para que se entienda mejor, los pequeños animales, atrapados en su interior, quedan resguardados de la descomposición, pudiéndose mantener intactos durante millones de años.

El ámbar fósil (resto de un antiguo organismo) se puede encontrar por todas partes del mundo; sin embargo, el más abundante proviene del mar Báltico, ubicado en el norte de Europa, al cual le dieron la denominación de ámbar báltico.

En la actualidad, se preservan esqueletos quitinosos de insectos en ámbar en ciertos museos.

FÓSILES CONGELADOS

Fósil de Mamut, especie existente en la Era de Hielo
Fósil de Mamut, especie existente en la Era de Hielo

Los fósiles congelados corresponden a los animales que por alguna u otra razón quedaron atrapados en un lugar, donde la temperatura bajó velozmente, congelándolos de inmediato. Los fósiles de organismos congelados más antiguos, se encuentran cerca del Polo Norte, los cuales tienen una antigüedad de hasta 10.000 años y corresponden en su mayoría a mamíferos que habitaban durante la Era de Hielo.

FÓSILES CONSERVADOS EN BREA

Brea
Brea

 

La brea es el petróleo crudo que al subir a la superficie de la tierra no se evapora y que presenta una consistencia densa y gelatinosa. Muchos de los animales antiguos, como el Mamut, caían dentro de ella al confundirlo con agua, y, en consecuencia, quedaban totalmente atrapados.

Los principales tipos de animales que se quedaron inmovilizados en la brea eran mamíferos; se estima que tienen una antigüedad cercana a los 40.000 años. Es importante señalar que, el depósito más célebre de fósiles conservados en brea está ubicado en Estados Unidos de América, específicamente en el Rancho la Brea, en California.

FÓSILES IMPRESOS

Fósil de hoja impresa
Fósil de hoja impresa

Son aquellos donde la estructura o forma del animal queda estampada en arena, barro, carbón, etc., y al solidificarse forman un fósil. Cuando un determinado animal pasa sobre un sedimento blando, queda grabada una inscripción de sus huellas o de la forma de alguna parte de su cuerpo; algo muy similar ocurre cuando una especie vegetal cae sobre esta superficie blanda. Por lo tanto, si todos esos sedimentos lograron solidificarse, se podrán observar, miles de años después.

HUESOS EN TURBA O ALQUITRÁN

Turba o Alquitrán
Turba o Alquitrán

La turba es una sustancia pegajosa empleada como revestimiento impermeabilizante; se produce de madera resinosa o de la destilación de aceites pesados. Los organismos debidamente envueltos en esta turba se preservan casi sin descomponerse.

Resulta oportuno mencionar que, en los pantanos de alquitrán situados en Irlanda, se han localizado fósiles de huesos de una especie de venado gigante del Pleistoceno, período que inició hace más de 1.8 millones de años.

PROCESO DE FOSILIZACIÓN

  1. Los seres vivos tienen más posibilidades de fosilizarse si quedan sumergidos en un estrato de sedimentos finos. Las partes blandas se descomponen pero se preserva el esqueleto.
  2. Con el pasar del tiempo, se van colocando varias capas de sedimentos encima de los restos óseos. Las sales minerales del agua se infiltran y van reemplazando gradualmente el material del que están hechos los huesos.
  3. El peso de las capas alternas de sedimentos hace que se comprima el esqueleto fosilizado, que también puede quedar deformado en el caso de que ocurran movimientos tectónicos.
  4. Miles de años después, ese terreno pudo ser erosionado y el fósil quedar al descubierto total o parcial.

Los fósiles más antiguos que se han descubierto se remontan a unos 3.800 años atrás aproximadamente, y corresponde a las bacterias primigenias. Conjuntamente, se han alcanzado distintos hallazgos relacionados con este tema. Por ejemplo, en octubre del año 1.996 se descubrió el fósil de un Mamut casi intacto que estuvo sepultado en los hielos de Siberia; y unos años más tarde, específicamente el 12 de abril del año 2.000, fue hallado un fósil de Mastodonte casi completo (especie antecesora al Mamut) en la ribera del lago de Chapala, México.

En conclusión, gracias a los fósiles, los científicos son capaces de reconstruir la estructura de los organismos desaparecidos o extintos, partiendo de los restos fósiles encontrados en diversos lugares del planeta. Además, juegan un papel determinante en la geología, ya que ésta se sirve de los fósiles descubiertos para revelar importantes acontecimientos geológicos y para encontrar diversos minerales como el petróleo y el carbón.

subir