Saltar al contenido

Tipos de articulaciones

tipos de articulaciones
tipos de articulaciones

El esqueleto del ser humano está constituido de un gran número de huesos que hacen posible la acción del movimiento. Estos huesos se hallan enlazados o acoplados entre sí por medio de las articulaciones.

Y…

¿QUÉ SON LAS ARTICULACIONES?

Son el punto de vínculo entre dos o más elementos rígidos, como huesos y cartílagos. En efecto, determinan la dirección o las direcciones permitidas para una determinada articulación, y también limitan la extensión de su movimiento.

Hay dos tipos elementales de superficie articular: condílea y troclear. La condílea es uniformemente cóncava o convexa, y la troclear es convexa en un plano y cóncava en el plano perpendicular.

No obstante, existen una gran variedad de articulaciones que varían según su forma o por el tipo de material que vincula a los huesos. En este post, te las indicamos a continuación:

  • Articulaciones Fijas o Fibrosas (Sinartrosis)
  • Articulaciones Cartilaginosas o Semimóviles Anfiartrosis)
  • Articulaciones Móviles o Sinoviales (Diartrosis)

ARTICULACIONES FIJAS O FIBROSAS (SINARTROSIS)

Se encuentran unidas por un tejido conjuntivo fibroso. El nivel de movimiento que se presente en las articulaciones de este tipo, dependerá de la longitud con que cuenten las fibras que enlazan los huesos articulares.

Un ejemplo claro de este tipo de articulaciones serían las suturas del cráneo, donde los huesos se encuentran bastante próximos entre si y enlazados por medio de este tejido.

Dentro de este grupo de articulaciones encontramos la sindesmosis, que es un modelo de articulación fibrosa que junta los huesos de manera continua a través de una lámina de tejido fibroso, pudiendo ser una membrana fibrosa o un ligamento.

Por ejemplo, los huesos del antebrazo cuentan con una articulación en sindesmosis, donde existe una lámina de tejido fibroso que une el radio y el cúbito.

Suturas del cráneo

ARTICULACIONES CARTILAGINOSAS O SEMIMÓVILES (ANFIARTROSIS)

En las articulaciones cartilaginosas, los huesos están unidos por un cartílago hialino o una masa fibrocartilaginosa (combinación de cartílago y tejido fibroso), donde se diferencian una serie de ligamentos articulares. Un ejemplo de ellas serían las articulaciones que están entre los cuerpos vertebrales.

Columna vertebral

ARTICULACIONES MÓVILES O SINOVIALES (DIARTROSIS)

En las articulaciones sinoviales, los huesos se encuentran distanciados por medio de una concavidad articular que comprende líquido sinovial, pero están unidos a su vez por una cápsula articular. De hecho, estas articulaciones son las más comunes e importantes, ya que unen los huesos y hacen posible el movimiento del cuerpo.

Los componentes de una articulación móvil son los siguientes:

  • Capsula articular. Es una membrana fibrosa resistente que engloba toda la articulación y se inserta firmemente en los huesos que vincula.
  • Membrana sinovial. Consiste en un tejido que tapiza interiormente la cápsula articular, encargado de producir el líquido articular o sinovial.
  • Cartílago articular. Corresponde a una banda de tejido conjuntivo resistente y elástico que tapiza los extremos óseos e impide el roce directo de los huesos en los movimientos para evitar su desgaste.
  • Liquido articular o sinovial. liquido amarillento o viscoso que rellena la articulación, destinado a lubricar las superficies en contacto y proporcionar nutrición a los cartílagos articulares.
  • Ligamentos. Son bandas fibrosas que proporcionan más estabilidad a la articulación.

Por otra parte, se hallan seis tipos de articulación sinovial que se diferencian por sus superficies articulares. Éstas son:

ARTICULACIONES EN BISAGRA

Solo permiten la flexión, la extensión y movimientos angulares en una sola dirección. Es muy similar a la bisagra de las puertas, de allí su denominación. Por ejemplo, la articulación de los codos, de los tobillos y de las rodillas.

Articulación de las rodillas

ARTICULACIONES EN PIVOTE

Constituyen un movimiento rotatorio sobre su eje. Una apófisis redondeada de hueso se ajusta en un alvéolo ligamentario óseo. Algunos ejemplares de este tipo de articulación son: la articulación entre el Atlas y el Axis, y el codo.

Articulación del codo
Articulación del codo

ARTICULACIONES EN SILLA DE MONTAR

Presentan una superficie parecida a una silla de montar, tal como lo indica su nombre, es decir, son cóncavas y convexas donde se articulan los huesos. También, posibilitan el movimiento en dos direcciones. Ejemplo, la articulación de la muñeca.

Articulación de la muñeca
Articulación de la muñeca

ARTICULACIONES CONDÍLEAS

Permiten la flexión y extensión; la abducción y aducción; y la circulación. La superficie de este tipo de articulaciones es de forma oval y el hueso es correspondido dentro de una cavidad elíptica. Un ejemplo directo correspondería a los nudillos de los dedos.

Articulación de los nudillos de los dedos
Articulación de los nudillos de los dedos

ARTICULACIONES PLANAS

Facilitan los movimientos de traslación o deslizamiento. Dentro de las distintas articulaciones planas con que cuentan nuestros huesos, está la que se ubica entre el carpo (extremidad superior localizada en la muñeca) y el metacarpo (ubicado entre el carpo y los dedos) de la palma de nuestra mano.

Huesos de palma de la mano
Huesos de palma de la mano

ARTICULACIONES ESFEROIDEAS O ESFÉRICAS

Este tipo de articulaciones permiten el movimiento en varios ejes. Una cabeza redondeada se ajusta en una cavidad. Nuestra cadera, por ejemplo, posee una articulación esférica.

Articulación esférica de la cadera
Articulación esférica de la cadera

INFLUENCIA DE LAS ARTICULACIONES EN LOS TIPOS DE MOVIMIENTOS

La presencia de los diferentes tipos de articulaciones que vimos anteriormente permite que existan, básicamente, 6 tipos de movimiento que pueden transitar una determinada sección del cuerpo. Y son:

LA FLEXIÓN

Implica movimientos de repliegue donde se disminuye un ángulo. Ejemplo: la flexión de los brazos.

LA EXTENSIÓN

Se refiere al estiramiento de una parte del cuerpo hasta llegar a una longitud mayor. Ejemplo: el estiramiento de la cadera.

LA ABDUCCIÓN

Comprende el movimiento de un miembro para separarse de la parte a la cual está asociado, es decir, apartarse del plano medio que divide nuestro cuerpo en dos partes. Ejemplo: el movimiento de las piernas en línea recta hacia los lados.

LA ADUCCIÓN

Consiste en todo lo contrario a la abducción. Se refiere al movimiento de un miembro para acercarse a la parte a la cual está asociado. Ejemplo: llevar los brazos y piernas hacia los lados.

LA ROTACIÓN

Corresponde al giro de una parte del cuerpo alrededor de su propio eje. Ejemplo: mover la cabeza en forma circular.

LA CIRCUNDUCCIÓN

Por lo general, corresponde a una fusión de movimientos de flexión, extensión, aducción y abducción. Ejemplo: el movimiento circular o radial de los brazos.

En resumidas cuentas, las distintas clases de articulaciones que posee nuestro cuerpo juegan un papel fundamental en lo que respecta a la unión entre huesos y al movimiento corporal que realizamos cotidianamente.